Uber y Lyft tienen miedo en Estados Unidos

Uber y Lyft tienen miedo en Estados Unidos

Es probable que un proyecto de ley aprobado por la Asamblea de California clasifique a los conductores de Uber y Lyft como empleados, en lugar de su estado actual como autónomos.

Seg√ļn las pautas establecidas en el proyecto de ley, que ahora est√° en el Senado del estado, los conductores probablemente suspender√°n la prueba del contratista porque no realizan el trabajo ¬ęfuera del curso habitual del negocio de la entidad contratante¬Ľ.

El 12 de junio, los altos ejecutivos de Uber y Lyft dieron el paso extraordinario de ser coautores de un artículo de opinión en el San Francisco Chronicle para que se retrase el proyecto de ley y promete mejorar la calidad del trabajo y la seguridad laboral para sus conductores.

La rara alianza p√ļblica entre el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, y los cofundadores de Lyft, Logan Green y John Zimmer, cuyas compa√Ī√≠as son rivales ac√©rrimos en los Estados Unidos, es la se√Īal m√°s clara de cu√°n seriamente estas compa√Ī√≠as est√°n tomando la amenaza legislativa.

Los negocios de Uber y Lyft, valorados juntos en casi 100.000 millones por los mercados p√ļblicos, dependen completamente de la opini√≥n de que sus conductores son aut√≥nomos y no empleados.

¬ŅPor qu√©? Los empleados son caros, para Uber y Lyft, que generan p√©rdidas, quiz√°s es prohibitivo.

Los empleados están protegidos por las leyes federales y locales de salario mínimo.

También obtienen beneficios de atención médica y sus empleadores pagan varios impuestos a la seguridad social, el desempleo y otros servicios sociales.

Además, si los conductores fueran empleados, podrían formar un sindicato y negociar colectivamente.

Probablemente tendr√≠an menos flexibilidad con sus horarios y ser√≠an menos capaces de trabajar para m√ļltiples plataformas, como muchos ahora lo hacen.

Por ahora, sin embargo, centrémonos solo en los costos para las empresas

En un informe a principios de esta semana, los analistas de investigación de capital de Barclays estimaron que reclasificar a los trabajadores podría costarle a Uber y Lyft 3.625 dólares adicionales por conductor en California.

Eso es suficiente para aumentar la pérdida operativa anual de Uber en más de 500 millones y la de Lyft en 290 millones.

¬ęCualquier reclasificaci√≥n a gran escala de los conductores a los empleados ser√≠a un material negativo para el transporte y pondr√≠a en duda la rentabilidad a largo plazo de la industria¬Ľ, escribieron los analistas.

Vamos a desglosarlo

Primero, Barclays analizó los impuestos de nómina adicionales y los costos de capacitación que Uber y Lyft tendrían que pagar si sus conductores se convirtieran en empleados.

Barclays bas√≥ sus estimaciones en un conductor de media jornada que tiene un promedio de 15.600 al a√Īo en ingresos por transporte (20 d√≥lares por hora durante 15 horas a la semana, 52 semanas al a√Īo).

Barclays estima que Uber tiene 140.000 conductores en California y Lyft 80.000.

Eso implica que Uber adeudar√≠a alrededor de 222 millones en impuestos de n√≥mina y costos de capacitaci√≥n cada a√Īo, y Lyft 127 millones, si los conductores fueran considerados empleados.

Luego, Barclays desglosó los costos relacionados con el seguro de compensación para trabajadores de California, que los empleadores en el estado están legalmente obligados a proporcionar.

A una tasa de punto medio para la industria de taxis y limusinas, Barclays estima que Uber y Lyft est√°n buscando otros 2.040 por empleado por a√Īo, lo que equivale a alrededor de 286 millones y 163 millones para todos los conductores que cada compa√Ī√≠a tiene en el estado, respectivamente.

Agregue los impuestos sobre la nómina al costo de compensación del trabajador y obtendrá un costo total anual relacionado con los empleados de aproximadamente 508 millones para Uber y 290 millones para Lyft, o 3.625 por conductor.

Dichos costos ser√≠an un golpe significativo para ambas compa√Ī√≠as.

Uber reportó una pérdida operativa de 1.000 millones en el primer trimestre de 2019.

Barclays espera que la compa√Ī√≠a registre una p√©rdida operativa de 3.900 millones para todo el a√Īo, un 30% m√°s que la p√©rdida de 3.000 millones en 2018.

Si los conductores se convirtieran en empleados en California, Barclays cree que la pérdida operativa de Uber en 2019 se ampliaría a 4.400 millones.

El impacto relativo es a√ļn peor para Lyft, que opera solo en los Estados Unidos y, por lo tanto, tiene m√°s riesgo concentrado en California.

Tal como est√°n las cosas, Barclays espera que Lyft pierda 1.200 millones en 2019, frente a una p√©rdida de 980 millones el a√Īo anterior.

Sin embargo, si los conductores se convirtieran en empleados, Barclays cree que la p√©rdida podr√≠a ascender a 1.500 millones este a√Īo.

Tanto Uber como Lyft advirtieron en sus prospectos de inversionistas antes de hacer p√ļblico que sus negocios se ver√≠an afectados negativamente si los conductores fueran clasificados como empleados en lugar de contratistas independientes.

Uber se√Īal√≥ que tal cambio conducir√≠a a ¬ęgastos adicionales significativos¬Ľ, que incluyen potencialmente salario m√≠nimo, horas extras, requisitos de per√≠odo de comida y descanso, beneficios para empleados, impuestos sobre la n√≥mina y contribuciones a la seguridad social, y ¬ęnos obliga a cambiar fundamentalmente nuestro modelo de negocio¬Ľ.

Lyft advirti√≥ que podr√≠a ser necesario ¬ęrevisar nuestras metodolog√≠as de precios para tener en cuenta dicho cambio en la clasificaci√≥n de los conductores¬Ľ.

Uber y Lyft tienen miedo en Estados Unidos