Inicio América EE.UU. Biden quiere construir un puerto provisional en Lazada para remitir la ayuda...

Biden quiere construir un puerto provisional en Lazada para remitir la ayuda humanitaria que bloquea Israel


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunciará la creación de un puerto provisional en la costa de Gaza para enviar ayuda humanitaria por mar al enclave palestino asolado por la ofensiva israelí. Lo hará durante su discurso del Estado de la Unión este jueves por la noche, según han avanzado los medios estadounidenses.

De momento no han trascendido más detalles, pero, según fuentes citadas por Associated Press, no se requerirá la acción de tropas estadounidenses en el terreno para construir el muelle que permitirá envíos de alimentos, medicinas y otros artículos esenciales. Se prevé que la construcción dure varias semanas y se hará con la ayuda de otros países en la región, según ha anunciado la Administración Biden a los periodistas. Se desconoce aún si Israel será uno de los países implicados.

El plan se conoce después de que, el pasado fin de semana, EEUU completara su primer lanzamiento aéreo de ayuda humanitaria en el enclave palestino, pero las agencias de Naciones Unidas sostienen que este tipo de operaciones son el último recurso y no evitarán la hambruna, mientras reclaman puntos de entrada al norte para poder entregar alimentos.

En Gaza, la situación es especialmente extrema en el norte, donde los niños sufren graves niveles de desnutrición y ya están muriendo de enfermedades relacionadas con el hambre, que ya ha alcanzado niveles catastróficos, según ha advertido la ONU, que pide insistentemente un alto el fuego para evitar una hambruna generalizada.

Las entregas de ayuda en el enclave palestino se han desplomado, y muy pocas llegan a las zonas del norte, a medida que persisten importantes dificultades para introducir suministros por el sur, tanto a través de los cruces de Kerem Shalom (con Israel) y Rafah (con Egipto). Antes de la guerra, Gaza contaba con la entrada diaria de 500 camiones. Durante febrero, solo una media de casi 97 camiones pudieron entrar cada día, en comparación con unos 150 al día en enero, según la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos, UNRWA.

Además de las restricciones israelíes, las entregas de ayuda se enfrentan a la inseguridad creada por cinco meses de guerra, la muerte varios policías palestinos, el mal estado de las carreteras y a la desesperación de personas hambrientas que abordan los convoyes.

Los intentos de distribuir ayuda han sufrido numerosos reveses. Sin ir más lejos, el pasado martes, un convoy de alimentos de 14 camiones del Programa Mundial de Alimentos que se dirigía al norte fue rechazado por las fuerzas israelíes después de una espera de tres horas en un puesto de control.

Voto de castigo a Biden

La nueva medida llega en un momento en la postura sobre la guerra de Gaza le está costando cara a Biden en las urnas. El voto protesta de los jóvenes y la comunidad árabe se hizo oír en las primarias de Michigan y Minnesota, donde alcanzó el 13% y 20%, respectivamente. En el cómputo total de delegados, ya hay 20 delegados “sin preferencia” que tendrán derecho a voto en la convención demócrata de agosto. 

Las personas árabes y jóvenes fueron grupos claves para que Biden llegara a la presidencia en el 2020 y el malestar de estos grupos por las relaciones con Tel Aviv no son buenos augurios para noviembre. En medio del clima de presión por el papel en el conflicto de EEUU, aliado de Israel, la vicepresidenta Kamala Harris hizo un llamamiento al alto el fuego el pasado domingo 3 de marzo, elevando el tono contra Israel. Según las autoridades gazatíes, la ofensiva israelí se ha cobrado más de 30.000 vidas desde el 7 de octubre, cuando unas 1.200 murieron en los atentados de Hamas.

El discurso del Estado de la Unión es el más importante del año. A ocho meses de las elecciones, Biden aprovechará para sacar pecho de las políticas impulsadas y la implicación de Estados Unidos en el conflicto palestino será uno de los temas calientes.



Fuente