La tasa de inflación de la eurozona se moderó al 2,6% en febrero


848091.1.260.149.20240301110105


Evolución de la inflación en la eurozona – EPDATA

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) –

La tasa de inflación de la zona euro se habría situado en febrero en el 2,6% interanual, dos décimas por debajo de la subida del 2,8% de los precios en el primer mes de 2024, según el dato preliminar publicado este viernes por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

En el segundo mes de 2024, la caída interanual de los precios de la energía se moderó al 3,7% desde la bajada del 6,1% en enero, mientras que los alimentos frescos se encarecieron un 2,2%, muy por debajo de la subida del 6,9% del primer mes del año.

De su lado, el aumento anual del coste de los servicios se redujo al 3,9% desde el 4%, mientras que la subida del precio de los bienes industriales no energéticos se atenuó al 1,6%, cuatro décimas menos que en enero.

De este modo, la tasa de inflación de la zona euro al descontar el impacto de la energía fue del 3,3%, frente al 3,8% de enero de 2024, mientras que al excluir también los alimentos, el alcohol y el tabaco, la tasa subyacente bajó al 3,1% desde el 3,3%, su menor nivel desde marzo de 2022 (3%).

Entre los países del euro, las mayores tasas de inflación en febrero se observaron en Croacia (4,8%), Estonia (4,4%) y Austria (4,2%), mientras que las menores subidas de precios correspondieron a Letonia (0,7%), Italia (0,9%) y Lituania (1,1%).

EN ESPAÑA SE SITÚA EN EL 2,9%

En el caso de España, la tasa de inflación armonizada se situó en febrero en el 2,9%, frente al 3,5% de enero, reduciendo a tres décimas el diferencial de precios desfavorable para el país respecto de la media de la eurozona.

En el resto de las principales economías de la zona euro, la tasa de inflación en febrero se situó en el 2,7% en Alemania y en el 3,1% en Francia, por debajo de las subidas de precios del 3,1% y del 3,4%, respectivamente, en enero.

SIN PRESIÓN PARA BAJAR TIPOS.

A pesar del alivio en las presiones inflacionistas en el mes de febrero, tanto en el índice general como en el subyacente, Paolo Grignani, economista senior de Oxford Economics, ha advertido de que «ambas medidas cayeron menos de lo que esperaba el mercado», añadiendo que las presiones inflacionarias derivadas de las perturbaciones en el mar Rojo «aún no se han materializado», ya que la inflación de bienes cayó aún más, pero la inflación de servicios sigue siendo rígida.

En este sentido, para Bert Colijn, economista senior para la zona euro de ING Research, la mayor parte del ajuste en el último mes estaría relacionado con efectos de base, mientras que las tasas intermensuales de inflación ajustadas estacionalmente no muestran mucho consuelo para que el Banco Central Europeo recorte las tasas de manera inminente.

«La inflación general tampoco bajó tanto, lo que no sorprende teniendo en cuenta que actualmente se están poniendo fin a las medidas de apoyo energético a los consumidores», señala el experto, quien apunta que la débil demanda también ha mitigado el impacto de las perturbaciones del mar Rojo.

De este modo, Colijn considera que, para los próximos meses, el panorama general de la inflación parece «relativamente benigno», aunque advierte de que, con el desempleo en mínimos históricos y la economía no en recesión, «el BCE no se sentirá presionado a recortar los tipos mientras persistan las preocupaciones en torno a la inflación de los servicios».

«El BCE estará encantado de mantener los tipos sin cambios la próxima semana mientras espera los datos entrantes», concluye.

PRÓXIMA REUNIÓN DEL BCE.

El Consejo de Gobierno del BCE volverá a reunirse el próximo 7 de marzo para discutir la política monetaria de la zona euro, cuando también hará públicas sus nuevas previsiones macroeconómicas para la eurozona.

En este sentido, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, aseguraba esta semana que la institución ajustará el sentido de su política monetaria en función de los datos que vaya recibiendo sin marcarse un calendario predeterminado.

«Nosotros somos dependientes de los datos, no somos dependientes de las fechas», ha afirmado el exministro español de Economía en una entrevista con ‘Espejo Público’, recogida por Europa Press, donde afirmaba que si los datos confirman una mejora de la inflación hacia el entorno del 2%, entonces el Consejo de Gobierno modificará el nivel de tipos.

De este modo, expresaba su confianza en que continúe el proceso de desinflación en curso y, una vez que efectivamente las proyecciones del BCE indiquen la cercanía de esta meta, así como los datos entrantes de inflación general y subyacente «pongan de manifiesto que nos acercamos al 2%, pues entonces el sentido de la política monetaria cambiará». «Tenemos que estar absolutamente convencidos que esa inflación va a acabar convergiendo en el 2%», resumía el vicepresidente del BCE.



Fuente