Inicio Política El Consejo de Seguridad de la ONU aprueba la resolución de stop...

El Consejo de Seguridad de la ONU aprueba la resolución de stop el fuego en Lazo presentada por Estados Unidos


El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado, con 14 votos a favor y la abstensión de Rusia, la nueva petición de un alto el fuego en Gaza presentada por Estados Unidos en apoyo a la propuesta de tregua que presentó el presidente Joe Biden el 31 de mayo, con un plan en tres fases para la Franja. “Necesitamos un alto al fuego entre Israel y Hamás. Quiero que las familias se reúnan, que los niños palestinos puedan ir a dormir con tranquilidad y a la escuela”, ha dicho la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield al presentar el texto.

El pasado mes de marzo ya se aprobó una resolución que exigía un alto el fuego inmediato en Gaza presentado por los 10 miembros no permanentes del Consejo, pero quedó en papel mojado por la negativa de Israel a detener la guerra en el territorio palestino que ha causado ya más de 37.000 muertos. Pocos días antes, Estados Unidos —muy criticado por haber bloqueado varios proyectos de resolución de la ONU que pedían un alto el fuego en Gaza— también había presentado un texto propio para pedir el fin de las hostilidades, pero este se vio frustrado por el veto de Rusia y China. 

La presentación de una nueva petición del alto el fuego ante en Consejo de Seguridad de la ONU por parte de Estados Unidos tiene una doble lectura: se trata de otro gesto para aumentar la presión en las negociaciones para conseguir una tregua humanitaria en Gaza y también es una manera de contraprogramar el borrador al que está trabajando Argelia y donde también se pide frenar de inmediato la ofensiva en Rafah.

En un comunicado publicado el domingo, el portavoz de la misión estadounidense ante las Naciones Unidas, Nate Evans, aseguró que “Israel ha aceptado la propuesta [presentada por Biden] y el Consejo de Seguridad tiene la oportunidad de hablar con una sola voz y pedir a Hamás que haga lo mismo”. La propuesta de tregua presentada por Biden prevé la retirada del ejército israelí de los centros de población de Gaza y la liberación de los rehenes por parte de Hamás. En la primera fase de las tres fases previstas por el plan habría un alto al fuego de seis semanas, que podría alargarse mientras sigan las negociaciones para lograr un alto el fuego definitivo. 

Cuando Biden anunció esta hoja de ruta para conseguir poner fin a la guerra de Gaza, lo hizo asegurando que era una propuesta presentada por Israel. A pesar de ello, el comunicado posterior que lanzó el gabinete del primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu aseguraba que la guerra no acabaría hasta que se consiga “la destrucción de Hamás y sus capacidades de gobierno”. 

El texto también ha sido duramente criticado por parte del ala más ultra del gobierno de coalición de Netanyahu, que este domingo sufrió una importante baja, con la dimisión de Benny Gantz, que dirigía el gabinete de guerra. Gantz, líder del partido centrista Unidad Nacional, era una de las figuras más moderadas dentro del ejecutivo. La semana pasada decidió abandonar como protesta por la gestión que está haciendo Netanyahu de la guerra. 

Desde el pasado 7 de octubre, más de 37.000 palestinos han muerto bajo fuego israelí. Del total, se estima que más de 13.000 víctimas son niños y niñas, según el ministerio de Salud palestino. Además, la población de la Franja vive bajo el riesgo de hambre extrema desde hace semanas debido a la escasez de alimentos y a las restricciones y riesgos a los que se enfrentan los convoyes humanitarios que intentan llevar comida y otros suministros. Los casos de desnutrición aguda entre los niños menores de cinco años en el norte de Gaza han aumentado del 13% al 25%, según UNICEF. El viernes pasado, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ya comunicó a Israel que la organización ha incluido al Ejército israelí dentro de la lista de Estados y grupos que ha cometido crímenes contra los niños. 

Blinken visita Tel Aviv

A más de 9000 kilómetros de distancia de la sede de la ONU en Nueva York, el secretario de Estado, Antony Blinken, tras una primera parada en Egipto, ha aterrizado en Tel Aviv este lunes para relanzar las negociaciones sobre el alto el fuego en Gaza. En su octava visita en Israel desde que empezó el conflicto, Blinken tiene previsto reunirse con Netanyahu y el ministro de Defensa, Yoav Gallant. El representante norteamericano no solo discutirá la situación de la Franja, sino que también intentará evitar una escalada de la violencia en el sud del Líbano, después de que, el pasado miércoles, coincidiendo con la marcha anual del Día de Jerusalén, Netanyahu anunció que su ejército está preparado para una guerra total contra Hizbulá.

En El Cairo, el jefe de la diplomacia estadounidense instó a los países de Oriente Medio a “presionar a Hamás” para que acepte un alto el fuego. “Creo firmemente en que la aplastante mayoría” de los israelíes y palestinos “quieren creer en un futuro” en el que los pueblos “vivirían en paz y en seguridad”, añadió Blinken. 





Fuente