Inicio Política cuando un décimo compartido acaba en los tribunales

cuando un décimo compartido acaba en los tribunales



En 2022, según los datos de Loterías y Apuestas del Estado, el sorteo extraordinario de Navidad facturó 3.180 millones de euros. Una media de 67 euros por persona que oculta todo tipo de historias: de dinero ganado, de dinero perdido, de décimos compartidos entre amigos y familiares y, a veces también de engaños que terminan en la cárcel. “La suerte de tenernos”, lema del sorteo para este año, muchas veces se ha convertido en la desgracia de haber cobrado a escondidas un boleto premiado que, en realidad, compartían familiares muy cercanos y hasta condenas a quien ha tratado de quedarse un boleto perdido.

El Tribunal Supremo ha analizado varios casos de sorteos que empezaron muy bien y acabaron en desastre. Por ejemplo, el de dos amigos que, en diciembre de 2013, ganaron un premio en una tragaperras de una gasolinera del municipio tinerfeño de San Isidro, y con el dinero y la euforia decidieron comprar un décimo a medias, según trascendió en el juicio, para ver si la suerte de la máquina se trasladaba al sorteo de Navidad que se celebraba al día siguiente. El número que compraron tuvo premio: 125.000 euros. Pero el encargado de custodiar el boleto decidió quedárselo todo para él.



Fuente