Carta a las asociaciones del sector del taxi de Madrid

Carta a las asociaciones del sector del taxi de Madrid

Felicidades

Después de todo lo acontecido este año, me gustaría echar un poco la vista atrás y hacer una breve reflexión sobre lo que creo que ha dado de sí este año que termina porque del mismo modo, creo que ha sido un punto de inflexión en cuanto al futuro del sector.

En año empezó con una huelga histórica, la más larga y dura de la historia del taxi en España sobretodo en Madrid.

Con la resaca todavía de la victoria del decreto Abalos, las mayoritarias, y en especial Federación dió un paso adelante y se plantó ante el equipo de gobierno de la Comunidad de Madrid, comandando por un señor un poco inútil que prácticamente ni él sabía como había llegado a ese puesto.

Y esto fue lo que nos dió la puntilla

En un afán de hacer algo productivo en la corta carrera que se presumía que le quedaba, el señor Garrido tomó la decisión de enrocarse ante la lucha desesperada de miles y miles de taxistas sin dar su brazo a torcer sin más que aportar como única solución presentar unas series de medidas que durante años habían estado cogiendo polvo dentro de un cajón en la mesa de algún despacho.

Al final, ante el panorama que se vislumbraba el taxista recogió sus bártulos y volvió a casa.

Cabizbajo y con una sensación de haber perdido lo que se estaba tocando con los dedos o más bien, de haber perdido su fuerza en la calle ante la sinrazón de quién no aporta soluciones.

Todas y todos volvieron, pero sólo algunos siguieron trabajando.

En los meses sucesivos hemos visto guerras internas, hemos visto división, hemos visto cómo a veces se ha olvidado quién es el verdadero enemigo por intereses sectoriales y al final toda ésta locura ha desembocado en que los que antes eran nuestro enemigo han metido la cabeza en el sector.

Pero por otra parte, ante la confrontación y la falta de respeto de quién pretende vivir de las rentas y de atribuirse levantamientos que sin el coraje del taxista de a pie que se echó a la calle no hubieran sido nada, está el trabajo duro y la mentalidad de recuperar el terreno perdido con otras propuestas y otras acciones.

Como han estado haciendo varias asociaciones durante estos meses.

Y así, esa Federación a la que intentan desacreditar por redes del mismo modo que antaño hacían los medios tendenciosos contra nosotros para favorecer algunos intereses ha seguido trabajando duro, día a día, a nivel jurídico, a nivel mediático o a nivel de marketing con esa campaña navideña de Taxete, una de las campañas no solo más originales sino con más impacto de los últimos años en cuanto a servicios de transporte se refieren.

Pero ya se sabe, al clavo que más sobresale es al que más se le golpea.

Así que paciencia

De igual manera, y pese a las críticas por haber seguido su propia línea de trabajo, el trabajo de Élite Madrid es y ha sido para quitarse el sombrero.

En silencio, de manera constante participando activamente, representando al sector en todas y cada una de las acciones ya sea en apoyo a los colectivos sociales, esos mismos que estuvieron apoyando cuando más lo necesitaba el taxi ya sea en las instituciones con sus propuestas de mejora del sector.

El caso de la Gremial es algo más particular porque si bien ha habido muchas ideas buenas, el hecho de haber estado en campaña nos deja únicamente una serie de promesas que esperamos que se lleven a efecto porque al final, repercute en beneficio del sector.

Y por último me gustaría hacer una mención especial sobre Taxi Project.

Lo que empezó como un dream team parece que iba a diluirse pronto ante la falta de información concreta y como daño colateral de los ataques sobre PIT, parece que va mostrando su potencia y cumpliendo algunas de sus promesas como disponer de un equipo de expertos para realizar sus diferentes acciones.

Esperemos que terminen de demostrar todo ese potencial porque aunque la cosa promete, es complicado saber a día de hoy de manera objetiva el rumbo que van a tomar en esta asociación.

El enemigo está dentro, más dentro que nunca porque las VTC caen al ritmo que aplicaciones buitre como Free Now o Bolt que no tiene prejuicios de trabajar con todo tipo de plataformas en diversos países de Europa, ponen sus garras sobre el sector al mismo tiempo que Uber y Cabify.

Ese es el desafío, seguir con el trabajo de Federación Profesional, de Élite o de la Gremial del mismo modo que seguir atrayendo al público a las aplicaciones de casa como Pidetaxi o Teletaxi.

Se vislumbra un futuro prometedor.  Los que estamos fuera estamos ansiosos de verlo.

Javier García Carvallo

Carta a las asociaciones del sector del taxi de Madrid